Idoia, donante

Mi familia me apoya

Es un paso fácil y sencillo.

Escuché a una amiga decir que había sido donante y que no era complicado. En ese momento me animé y busqué la mejor clínica donde poder hacerlo, porque la seguridad de estar en buenas manos era lo principal para mí. Así fue como encontré a IVI. La verdad es que te tratan muy bien: los médicos están pendientes de ti, no sientes dolor, te explican todas las precauciones que toman al operarte y, al final, es todo sale como dicen. Volvería a donar en IVI.

(*) Fotografías no reales para preservar el anonimato de las donantes y las madres receptoras.

Tambien te puede interesar