Imagen de una pareja con las manos en la tripa de una embaraza

Beneficios de tener sexo durante el embarazo

Tener sexo durante el embarazo siempre ha sido un tema tabú. Y es que se tiene la idea errónea de que resulta peligroso para el feto. Sin embargo, la realidad no es así. De hecho, el sexo durante el embarazo resulta muy beneficioso tanto para los padres como para el bebé. Te contamos algunos de los beneficios principales.

Tener sexo durante el embarazo: ¿por qué es recomendable?

Fortalecimiento de la relación

El momento de afrontar un embarazo resulta muy especial para la pareja. De hecho, las relaciones sexuales son una forma de fortalecer el lazo afectivo que os ha llevado a crear una familia. Estos meses llevan asociados mucho amor, ilusión y felicidad. Disfrutar de esta tranquilidad y buscar momentos de total intimidad os ayudará a disfrutar del proceso e intensificar vuestros sentimientos para agrandarlos si cabe.

Orgasmos más intensos

¿Sabías que el sexo durante el embarazo es mucho más placentero? Al igual que el apetito sexual aumenta durante el período, algo similar ocurre cuando una mujer está gestando a su bebé. Su cuerpo experimenta una gran cantidad de cambios. Uno de ellos es el aumento del flujo sanguíneo por la influencia de las hormonas. La cantidad de la sangre se incrementa en un 50%, recibiendo especial atención la zona pélvica. El resultado es una mayor capacidad para experimentar orgasmos más placenteros e intensos.

Regulación del sueño

Cuando practicamos sexo nuestro cuerpo realiza un esfuerzo físico que ayuda no sólo a mejorar nuestra salud sino que además tiene un efecto relajante después. Esto genera un mejor descanso y un sueño más profundo. Muchas mujeres pueden sufrir de insomnio durante las últimas fases del embarazo o desórdenes del sueño y frente a estos problemas el sexo puede ser el mejor aliado.

Mayor nivel de felicidad

¿Has oído hablar de las endorfinas? Es una de las hormonas de la felicidad y se liberan cada vez que se practica sexo. La práctica de relaciones sexuales actúa como un remedio infalible contra el estrés o las preocupaciones, ya que se estimulan las sustancias químicas de nuestro cuerpo que nos hacen sentir bien.

Placer en ambas direcciones

Todo aquello que genera bienestar en la madre también favorece de forma directa al feto. De hecho, cuando la madre experimenta un orgasmo, esa liberación de endorfinas también le llega al pequeño y le genera una sensación de bienestar.

unos pies de una pareja en la cama

Reducción de los dolores provocados por las contracciones

Una de las peores cosas del embarazo son los dolores que se derivan de las contracciones. El sexo también ayuda en este sentido porque estimula los receptores del cerebro que ayudan a calmar los dolores. Por ello es recomendable mantener relaciones sexuales de forma habitual durante el embarazo para acabar con cualquier molestia. Sin embargo, cuando la mujer ha roto aguas es totalmente desaconsejable porque se disparan los riesgos de contraer una infección.

Acelera el parto

La práctica de sexo ayuda a estimular el parto. Esto se debe a que el esperma está compuesto de prostaglandinas, que son las hormonas que se utilizan en entornos médicos para la inducción al parto.

Por otro lado, también se estimula la producción de oxitocina durante el acto sexual lo cual también influye muy positivamente para que el parto se desarrolle de forma natural.

Mejora la recuperación postparto

Además la práctica del coito durante la época de gestación también es recomendable para facilitar la recuperación postparto. Esto se debe a que los músculos que forman parte del suelo pélvico se ejercitan durante el sexo lo cual ayuda a fortalecerlos antes del parto. No debemos olvidar que la práctica del sexo genera una mayor satisfacción física y emocional sobre la madre y por lo tanto sobre el feto. Aquellas mujeres que tienen relaciones sexuales de forma habitual durante el parto tienen bebés más seguros y tranquilos.