¿Te espían por las cámaras?

La era de la digitalización ha traído consigo muchos aspectos positivos, pero también negativos. La digitalización ha hecho que el poder esté en los datos y, por tanto, que más personas y entidades los codicien.

El resultado es una mayor exposición de los usuarios y una lucha por los datos. La información es uno de nuestros bienes más preciados y hay numerosos interesados en conseguirla.

Nos pueden estar espiando

En la época de la digitalización, internet y las redes sociales hacen que cada vez mostramos más datos y que estos sean más importantes. Por tanto, se desarrollan más técnicas para conseguirlos.

Pueden conocer todo sobre nosotros: nuestros hábitos diarios, rutina, gustos, fotos…

Los hackers disponen de distintas herramientas para conseguirlo. Entre ellas está la utilización de las cámaras y micrófonos de nuestros dispositivos. Para conseguir información a través de ellos, basta con instalar un malware o RAT en nuestro dispositivo. A través de este, podrán controlar nuestro ordenador o smartphone y grabar o hacer fotos sin que nosotros seamos conscientes.

Conseguir instalarlo es relativamente sencillo. Para ello, el usuario debe abrir un enlace malicioso o email infectado, también existe la posibilidad de que el usuario instale un virus Troyano cuando descarga un programa que contiene este malware o que alguien lo instale directamente (aunque para ello tiene que tener acceso físico).

El malware se “oculta” en tu dispositivo y recopila información sin que seas consciente de ello. Esta información se envía a las personas o instituciones interesadas en ella.

¿Cómo descubrirlo?

La digitalización y los datos forman parte de nuestra rutina diaria y es necesario estar informados para que la tecnología no juegue en nuestra contra.

¿Cómo saber si están utilizando tu dispositivo para recabar información?

Existen diferentes señales que podrían indicarlo y, aunque una sola de ellas no asegura que esté pasando, la conjunción de ellas debe ser tenida en cuenta.

Además de contar con un antivirus, la medida más inmediata es ver si tenemos instaladas aplicaciones que no hemos descargado nosotros. Aunque existen versiones más soofisticadas que permiten instalar la app sin que aparezca en nuestro listado de aplicaciones. Estos son algunos signos que indican que tu device está infectado:

Cámara en funcionamiento

Por un lado, si nuestra cámara tiene una luz led que se enciende cuando no la estamos usando, podría ser porque la “aplicación fantasma” la está utilizando y grabando. Aunque esto también podría ocurrir por algunas acciones del navegador.

Incremento uso de la batería

Además, estar recogiendo y enviando información consume batería, por lo que un incremento significativo del gasto energético podría ser un indicador. Esto, a su vez, provoca que la temperatura del aparato aumente, por lo que sí está especialmente caliente, sobre todo cuando no lo estamos usando, es posible que tenga un malware.

Comprobar app abiertas

Para confirmar tus sospechas, en el apartado de batería te indicará qué apps están consumiendo energía. Si no conoces una de ellas, será esa la responsable.

Estas aplicaciones necesitan acceso a internet. Si tienes alguna, debería aparecer en la lista de aplicaciones que consumen datos.

Librarse de ellas

Una vez detectadas, es muy sencillo librarse de las más simples. Basta con eliminarlas como cualquier otra app; aunque hay algunas que requieren de herramientas especializadas.

Sin embargo, la solución más efectiva y sencilla de eliminar el problema que ha traído la digitalización, es resetear tu dispositivo y restablecer los valores de fábrica. Esto, además de “limpiar” tu aparato, te permitirá vigilar todas las nuevas instalaciones.

La digitalización ha traído gran cantidad de cosas positivas, aunque también negativas. El espionaje es una de ellas. Afortunadamente, es relativamente sencillo controlar este tipo de espionaje siguiendo estos sencillos consejos.