¿Estás de Erasmus? Guía práctica para disfrutar de tu estancia

La experiencia Erasmus es sin duda una de las más enriquecedoras (a nivel profesional y personal) que pueden cambiar tu vida para siempre. Se trata de una experiencia voluntaria de formación a nivel internacional y que se encuentra al alcance de cualquier estudiante universitario.

El idioma

En el preciso momento en el que tu destino haya sido confirmado puedes ponerte a practicar intensamente el idioma. Empápate de él tanto como te sea posible antes de iniciar tu aventura. No olvides que lo necesitarás tanto dentro de las aulas como fuera de ellas.

Tu trayectoria académica

Es importante que prestes atención a tus objetivos académicos antes de iniciar los trámites de solicitud. Echa un vistazo a todas aquellas asignaturas que realmente puedan resultarte prácticas y puedas convalidar.

Haz una selección de todas aquellas cuyos créditos puedan serte de utilidad para avanzar en tu carrera o que de alguna manera puedan ayudarte a orientar tu trayectoria académica en un sentido que te resulte especialmente útil.

Comodidad ante todo

Uno de los errores que se suelen cometer más a menudo a la hora de preparar el equipaje es el de llevar más cosas de las que realmente luego se utilizan. En un viaje Erasmus no necesitarás contar con todo tu armario ni que lleves tres secadores diferentes.

Para agilizar tu transporte y hacer más cómodo el viaje es importante que priorices y optes por aquellas cosas que realmente te serán de utilidad. Escoge la opción más básica y una vez que te hayas instalado en tu lugar de destino valora la posibilidad de que te envíen un paquete una vez que ya te hayas instalado con algunas de tus pertenencias.

Flexibilidad

Para disfrutar la experiencia al máximo es importante que aprendas a abrir tu mente y a ser flexible en ciertas situaciones. Por ejemplo, con tus nuevos compañeros de residencia, con los horarios fijados o la dieta que se haya establecido. ¡Prepara una noche de chicas con tus nuevas compañeras!

Trabajar tu capacidad de adaptación será crucial para poder integrarte de una forma real a las nuevas circunstancias para poder exprimir todo el jugo a la experiencia. Recuerda que no te encuentras en tu propia casa por lo que no todo lo que tengas a tu alrededor va a estar a tu gusto.

Reúne dinero

Los meses previos a iniciar tu salida Erasmus será recomendable que te dediques a ahorrar y a ganar algunos ingresos extra con un trabajo a media jornada que puedas compatibilizar con tus estudios.

Contar con un margen económico sin duda te ayudará a marcar la diferencia y gozar de mayor libertad a la hora de hacer turismo, por ejemplo. Es probable que en pleno Erasmus decidas hacer desplazamientos para visitar a algunos de tus compañeros o quieras aprovechar para visitar los países vecinos a tu lugar de destino.

Adopta una rutina saludable

Sin embargo, el dinero no será imprescindible para poder nutrirte de la experiencia. Tus hábitos serán decisivos en este sentido. Por ejemplo, rodearse de diferentes tipos de personas a lo largo de toda tu experiencia te ayudará a conocer nuevos rincones de la ciudad y acceder a todo tipo de actividades.

Cuida también de tu salud y no caigas en el sedentarismo. Cambiar los hábitos de comida siempre cuesta, pero también te animamos a que comas productos típicos del país en el que estás. Opta por moverte en bicicleta por la ciudad o apuntarte a los deportes más comunes dentro del campus en el que estés estudiando.

Intégrate tanto como te sea posible

La integración será mucho más fácil y fluida si pones de tu parte. La clave está en ser participativo.

Apúntate a todo tipo de actividades culturales, conferencias y todo aquello que se haya diseñado específicamente para la integración de alumnos Erasmus.

Sumérgete

Empápate de todo lo que sea sinónimo de cultura. ¿Cómo es el arte y la cultura de tu país de destino? ¿Cómo es su gastronomía o sus museos? Trata de mezclarte también con la gente de tu barrio para conocer su forma de vida y aprender de ellos en algún sentido.

 

Ya estás preparada para afrontar uno de tus mejores años de tu vida. Y si ya lo ha sido, ¿qué remarcarías de ese fantástico año?