pareja en la playa

¿Estar enamorada engorda?

¿El amor en pareja engorda?

Según un estudio desarrollado por la XLS Medical y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad cuando estamos en pareja podemos ganar entre 4 y 5 kilos extra. Sin embargo, la cosa no acaba ahí y es que nuestro peso corporal varía dependiendo de la etapa en la que se encuentre nuestra relación. Este estudio se desarrolló sobre una muestra de 2314 personas de las cuales el 99% eran mujeres.

¿Qué nos hace engordar exactamente cuando estamos en pareja?

Amor en pareja

Los hábitos cambian cuando estamos en pareja de alguna manera nos convertimos en personas más sedentarias algo que también repercute sobre la apariencia física. Además, los picoteos entre horas suelen ser más frecuentes así como las cenas de pareja por todo lo alto. Por eso te recomendamos estos tips para mantener tu peso ideal por muy enamorada 😉

Sin embargo, cuando estamos solteros tendemos a llevar una vida social mucho más activa. Esto nos obliga a movernos más que cuando mantenemos una relación consolidada. Dentro de una relación de pareja existen tres factores muy importantes que afectan directamente a los resultados que arroja la báscula.

1- Período de relajación

Cuando nos enamoramos entramos dentro de un período de adaptación. Esto se refleja también en los hábitos de alimentación y tendemos a comer de forma más habitual. Y es que cuando no tenemos pareja nos preocupamos más por nuestra apariencia física y vigilamos esos kilos de más.

Sin embargo, cuando ya nos hemos embarcado dentro de una relación estable, cambiamos de prioridades emocionales y por lo tanto no prestamos tanta atención a nuestro peso.

Cuando convivimos en pareja la hora de la comida es una forma de socializar e incrementar la confianza dentro de la pareja. Lo más normal es que la comida se convierta en un momento de pareja. Solemos comer en pareja en todas las ocasiones y se produce un fenómeno de adaptación. Al final lo que intentamos es crear una dieta conjunta.

Esto repercute aún más en la apariencia física. Normalmente los hombres suelen tener una dieta más calórica y contundente. Esta influye inevitablemente en los hábitos alimenticios de la mujer que ve incrementada la ingesta de alimentos.

pareja enamorada

2- Amor en pareja y discusiones

Sin embargo, dentro de una relación no siempre hay períodos de tranquilidad. Es normal que surjan crisis y conflictos que derivan en períodos de ansiedad. Al experimentar un mayor nerviosismo tendemos a consumir más comida. De hecho, el 51% de personas tiende a incrementar el consumo de alimentos dulces durante una crisis de pareja.

3- Embarazo

La subida de peso es algo natural dentro de un embarazo. Se trata de un momento clave en la vida de los futuros padres. De nuevo vuelve a producirse un cambio de prioridades, esta vez más contundente, al anteponer el bienestar del pequeño a la apariencia del propio cuerpo es normal que se renuncie a la práctica de ejercicio físico o a las dietas. El objetivo primordial es que el bebé nazca lo más sano que sea posible.

Además el 92% del total opina que mantener un peso ideal y saludable no debería depender de la etapa en que se encuentre nuestra relación de pareja, en caso de tenerla. Algo que sin duda tiene mucho sentido sobre todo por nuestra salud física. Lo más recomendable es consultar los resultados de nuestra báscula al menos una vez al mes 🙂