racismo pareja

Me molesta que te moleste

Sí. Me molesta que te moleste. Me molesta que te moleste que mi color de piel sea diferente al tuyo. Me molesta que te moleste haber nacido en un sitio diferente al tuyo. Me molesta que te molesten mis costumbres por ser diferentes a las tuyas. Me molesta que te molesten mis rasgos. Me molesta que YO te moleste, porque sí, porque soy yo.

Racismo. Siete letras que encarnan millones de odio. Hay distintos tipos pero todos tienen algo en común: no consideran todas las personas tengan el mismo derecho a serlo.

Sí me molestas (pero que no se note)

También conocido racismo aversivo. Lo demuestran personas que están en contra del racismo y que defienden la igualdad de derechos. Sin embargo, si revelan ciertas actitudes racistas, al ignorar, tratar fríamente o no empatizar con gente de otras razas.

Me molestas

O racismo etnocentrista. Este tipo de discriminación parte de la creencia de que nuestra raza es superior a las demás y, por tanto, las demás no merecen tener los mismos derechos.

Coloca a nuestra raza en una posición preferente frente a las demás, que deben colocarse en una posición inferior. Como consecuencia de estas creencias, se produce un rechazo explícito de las costumbres, religión, creencias, etc.

No me molestas, pero vete lejos

Es decir, racismo simbólico. En el racismo simbólico, se considera que todos tenemos los mismos derechos, pero en situaciones determinadas. Apoya la igualdad de derechos siempre que cada raza esté “en su zona”.

La consecuencia de este tipo de racismo es la segregación cultural y el distanciamiento entre las distintas razas.

Me molestas y no te soporto

En la cúspide del racismo encontramos el racismo biológico. Considera que el resto de razas son una amenaza cuya existencia puede dañar la “pureza y grandeza de la propia”. Por tanto, apuesta por coartar totalmente la libertad del resto de razas, así como por la separación física.

Uno de los casos más extremos y conocidos es el holocausto nazi acontecido durante los años 30 y 40 contra la población judía.

Consecuencias del racismo

El racismo es un problema que sigue latente aún en pleno siglo XXI, en el que se nos supone un cierto nivel de empatía y humanidad. La existencia de estos actos discriminatorios refleja todo lo que queda por avanzar. Algunas consecuencias de este terrible problema son:

  • sentimiento de odio hacia otras razas
  • agresiones, segregación de la sociedad
  • sentimiento prepotente de algunos grupos
  • esclavitud…

En esta sociedad tienen que existir las molestias: Nos molesta el odio.

Nos molesta el rechazo. Nos molesta que te creas mejor que los demás. Nos molesta que no exista la igualdad. Nos molesta que te moleste.

Las mujeres también son un colectivo que sufre discriminación. Y si son homosexuales, aún más. Descubre más información sobre ello en nuestro post: Grítalo bien fuerte ¡Soy Mujer!