Marga, 42 años. Barcelona

Son heroínas. Me siento en deuda con ellas.