sequedad vaginal

¿Por qué se produce la sequedad vaginal?

La sequedad vaginal puede darse en cualquier momento de nuestras vidas. Este problema puede afectar a nuestro confort y relaciones sexuales, por lo que debemos tratarlo correctamente.

A lo largo de este artículo os explicaremos los síntomas, las posibles causas y cómo paliar los efectos de este problema.

Síntomas de la sequedad vaginal.

Uno de los primeros síntomas tiene lugar durante las relaciones sexuales. Si no tiene lugar una correcta lubricación natural, la penetración puede resultar molesta. Pero no es el único síntoma. También podemos sufrir inflamación, picor, irritación y molestia general en la zona íntima.

Razones de la sequedad vaginal.

Hay muchas causas para este inconveniente que afecta a la flora vaginal:

Cambios hormonales.

Estos se producen durante varias etapas de nuestras vidas. La pubertad, el embarazo, el parto y la menopausia son algunas de ellas. Son responsables de grandes cambios en la producción de estrógeno, desembocando en sequedad vaginal.

Algunos medicamentos.

Los efectos de ciertos tratamientos afectan al pH natural de la vagina. Entre ellos destacan los empleados para tratar la depresión, los antibióticos, ciertos anticonceptivos y determinados fármacos usados para combatir el cáncer. También destacan los antihistamínicos para tratar ciertas alergias.

Determinados productos cosméticos.

El uso de algunos jabones en nuestra zona íntima también pueden afectar a nuestra lubricación natural y, por tanto, producir sequedad.

La ansiedad y el estrés juegan un papel crucial en la producción natural de lubricante.

Afectan directamente a la producción de estrógenos, así que es importante solucionar la raíz de estos problemas.

¿Cómo podemos paliar los efectos de la sequedad vaginal?

Un aspecto clave es hidratar la zona íntima con lubricante, sobretodo si tiene una gran cantidad de prebióticos. Ayudará a conseguir una mayor elasticidad de la mucosa, mejorando nuestra salud vaginal y nuestras relaciones sexuales.

Mantener hidratada esta parte del cuerpo también ayuda a prevenir y solventar este problema. El uso de geles hidratantes específicos para esta función ayudan a mejorar el pH natural, prevenir infecciones y otros inconvenientes.

No hay que olvidar que lo más importante es una correcta higiene íntima. Un error que podemos cometer es lavar esta zona con jabones no destinados para esto. Estos secan enormemente esta zona. Por ello es necesario usar solo aquellos diseñados para la higiene vaginal. Ayuda a prevenir y a reducir los problemas derivados de la sequedad vaginal.

No obstante, si pese a aplicar estas medidas seguiremos teniendo muchas molestias, tenemos que ir al ginecólogo.

la sequedad vaginal

Otras recomendaciones a seguir.

Más allá de aplicar cremas y medicamentos, adoptar unas medidas muy efectivas del día a día os ayudará mucho:

Beber agua frecuentemente.

  • No consumir ni alcohol ni tabaco; disminuyen la producción de estrógenos y aumentan la sequedad.
  • Dedicar tiempo a los preliminares antes de mantener una relación; mejoran la lubricación.
  • Usar productos higiénicos dermo testados y diseñados para nuestras necesidades.
  • Evitar ropa íntima ajustada y/o con materiales que no transpiren. Aquellos hechos de algodón favorecen a la transpiración de esta y todas las zonas del cuerpo.
  • Si al tomar anticonceptivos hormonales notamos sequedad vaginal, debemos consultar su uso con nuestro ginecólogo.

Cómo habéis podido leer son muchas las posibles causas, pero también lo son las soluciones. Si la sequedad vaginal nos causa grandes molestias, debemos de ponernos en manos de profesionales. Esperamos que este artículo os haya sido de ayuda. En IVI Dona estamos para cuidarnos la unas de las otras.