¿Qué son los alimentos transgénicos?

La búsqueda de la rentabilidad y eficiencia ha favorecido que se desarrollen los alimentos transgénicos. Los alimentos transgénicos son aquellos que presentan genes de otras especies. Así, estos alimentos pueden poseer características de otros que no tienen de forma natural.

Tipos de transgénicos

Existen tres tipos diferentes de alimentos transgénicos:

  1. Los que mejoran la producción animal utilizando distintas sustancias. Un ejemplo de este tipo son las hormonas suministradas a las vacas para que produzca más leche. Esta hormona está prohibida en algunos lugares, como la Unión Europea.
  2. Sustancias extraídas de microorganismos a través de técnicas de ADN recombinante utilizadas en la industria de la alimentación. Por ejemplo, para producir queso se utiliza la quimosina recombinante.
  3. Animales transgénicos que produzcan leche con proteínas humanas o con menos lactosa. Aunque esto aún no se comercializa, cada vez es más conocido y se tiene más información sobre esta técnica.

Prospectores vs. detractores

Existen grupos a favor y en contra de los alimentos transgénicos. Ambos tienen argumentos sólidos. Bien para apoyar estos alimentos modificados genéticamente, o bien para rechazarlos. Descubrámoslos:

A favor

Quienes están a favor de estos alimentos se apoyan en los siguientes argumentos:

  • Los cultivos están protegidos frente a diferentes organismos patógenos, como los virus o algunos insectos.
  • Los alimentos obtenidos de cultivos transgénicos resisten y duran más y; además, aportan más nutrientes al organismo.
  • Al ser más resistentes, se pueden cultivar en más lugares. Esto hace posible que se pueda cultivar en zonas semidesérticas en las que no se pueden desarrollar cultivos naturales.
  • Se reduce el uso de pesticidas, ya que estas plantas son resistentes a los mismos. Esto tiene un doble impacto positivo.
  • Repercute positivamente en el medioambiente y en la economía de las empresas, al reducir los costes.
  • También aumenta la rentabilidad, al producir frutos de mayor tamaño.
  • Dado que es posible añadir características de otras especies, se pueden añadir proteínas, contrarrestando el problema de la desnutrición.
  • El crecimiento tanto de animales como de plantas es más rápido.

En contra

  • Al ser relativamente nuevos, no se sabe con certeza el efecto que pueden tener sobre el ecosistema. Podría poner en riesgo la biodiversidad, pues elimina otros organismos.
  • Los virus y hongos podrían mutar y convertirse en nuevas especies desconocidas para adaptarse a la nueva situación.
  • Podrían ser resistentes a los antibióticos.
  • Perjudica a los pequeños y medianos empresarios, ya que solo algunas grandes multinacionales poseen las semillas modificadas y pueden trabajarlas sin sacrificar la rentabilidad.
  • Se cree que pueden reducir la fertilidad.

Ambos puntos de vista son lógicos y argumentados. Sin embargo, habrá que esperar algo de tiempo para ver cuál es el efecto real de los alimentos transgénicos.