productos transgénicos

¿Qué son los productos transgénicos?

Desde hace algunos años nos hemos acostumbrado a escuchar el término transgénico al hablar de nutrición o de temas directamente relacionados con nuestra dieta y alimentación diaria. Pero ¿sabemos realmente a que se hace referencia cuando se habla de productos transgénicos? Lo descubrimos, a continuación.

Se dice que un alimento es transgénico cuando éste ha sido genéticamente manipulado, es decir, cuando contiene organismos a los que se les ha incorporado material genético de otros organismos, a través de técnicas propias de la ingeniería genética.

Por este motivo, y debido al proceso de manipulación que sufren los productos transgénicos en cuestión a través de la ingeniería genética, también se les conoce a éstos productos como Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

La manipulación genética se suele llevar a cabo, sobre todo, con cultivos agrícolas como el maíz, las patatas y otros alimentos que proceden del campo, con el objetivo de que estas cosechas aguanten mejor las inclemencias meteorológicas (especialmente en los meses de sequía), o para que tengan un mayor contenido de alguna vitamina o mineral específico, incluso también, para que sean resistentes a determinados pesticidas o plagas de insectos.

¿Son saludables los productos transgénicos?

Según la ley europea, Reglamento (CE) Nº 1829/2003, todos los productores o comercializadores de alimentos están obligados a informar en todas las fases del proceso de producción y comercialización, de si dichos alimentos que producen o venden contienen organismos modificados genéticamente. De esta forma, la persona que vaya a comprar un alimento, puede decidir libremente si llevárselo a casa o no.
Concretamente, esta legislación europea obliga a que cualquier alimento que tenga más de un 0,9% de algún organismo transgénico en su composición, lo especifique a través de sus etiquetas de comercialización

Asimismo, la actual legislación obliga a que todos los alimentos transgénicos que se destinan al consumidor, deben conservar las características o propiedades alimentarias del producto en cuestión como son, por ejemplo, la composición o su valor nutritivo.

Sin embargo, desde que estos alimentos aparecieron en nuestras vidas siempre han estado rodeados de cierta polémica y debate por parte de los consumidores y expertos en nutrición. Y de hecho, todavía a día de hoy, una buena parte de la población cree que intervenir genéticamente las plantas para obtener frutos modificados, puede traerle a largo plazo problemas de salud.

Numerosos estudios científicos como este análisis elaborado por la Academia de Ciencias de Nueva York ponen de manifiesto que los productos transgénicos no suponen ningún riesgo de salud añadido para los consumidores. Aunque también se debe tener en cuenta, que no existe ningún estudio que se haya realizado durante un largo periodo de tiempo para comprobar los efectos de estos alimentos sobre la salud humana.

¿Cuáles son los productos transgénicos que más se cultivan?

Entre los alimentos transgénicos más comunes a nivel mundial encontramos, sobre todo tres. Por un lado, el maíz transgénico, que procede principalmente de Estados Unidos y que tiene la propiedad añadida de aguantar mejor las plagas por lo que, para su cultivo, no es preciso usar muchos pesticidas.

También se ha extendido en los últimos años el cultivo de arroz dorado, un tipo de arroz con una concentración de vitamina A muy superior a la que contiene el arroz tradicional.

Y, el tercer alimento transgénico más común es la soja que, a día de hoy, es uno de los principales alimentos producidos mediante ingeniería genética en todo el mundo. La soja transgénica ofrece al productor un rendimiento por cultivo del doble de producción que la soja convencional. Pero, además, este tipo de soja contiene un plus de ácido oleico, por lo que se convierte en la perfecta aliada para combatir el colesterol.

productos transgénicos arroz