una chica conectada a las redes sociales

Las redes sociales y la generación millennial

El periódico ‘The Sunday Times’ ha lanzado una petición creada por Ian Russell para regular el uso de las redes sociales y la generación millennial. Y es que según las estadísticas el número de suicidios entre menores se ha duplicado dentro de Reino Unido en tan solo ocho años. A la petición se han sumado treinta familias de adolescentes que acabaron con su propia vida. Todos tienen en común una idea: Las redes sociales influyeron directamente en la muerte de sus hijos.

Uno de los ejemplos más representativos es el de Molly Russell, una joven que había llevado una vida normal. A pesar de que siempre se caracterizó por ser entusiasta y dinámica, una noche decidió acabar con todo. Aquel día no había nada fuera de lo normal. Molly terminó sus deberes, ordenó su mochila y preparó todo para ir al instituto el día siguiente. Sin embargo, no se sabe con certeza qué fue lo que ocurrió para que sus padres la descubrieran sin vida a la mañana siguiente junto con una noticia que decía: «Lo siento. Es culpa mía».

El peligroso mecanismo de imitación

Ante un suceso tan extraño y sin explicación aparente, sus padres trataron de encontrar respuestas. Analizaron sus cuentas de Instagram y Pinterest y descubrieron con horror cuáles eran los contenidos a los que había estado expuesta la pequeña. Encontraron numerosas publicaciones sobre depresión, autolesiones, suicidio y ansiedad. A día de hoy siguen existiendo páginas web y contenidos en redes sociales que incitan al suicidio.

El descontrol que existe es tal, que Molly continuó recibiendo instrucciones para suicidarse directamente a su cuenta personal incluso después de muerta.

Esther Rantzen lanzó hacia 1986 la ONG Childline que sirve como un consultorio de prevención de abusos a los menores. En sus propias palabras: «El tipo de llamadas que recibimos ha cambiado mucho en estos años y son cada vez más preocupantes. Los niños hablan de pensamientos suicidas y de falta de alicientes en la vida. Sufren ansiedad, depresión, trastornos alimenticios, autolesiones».

un móvil con una app de redes sociales

Continúa poniendo el foco de atención sobre la peligrosidad de las redes sociales y la generación millennial: «Trágicamente, las soluciones que encuentran son mecanismos para copiar las autolesiones, hasta el punto del suicidio. Lo que necesitamos en un regulador independiente, y lo necesitamos ya».

El Gobierno británico ha tomado medidas para combatir un problema social sin precedentes. Su principal medida será la publicación de un libro blanco compuesto por una serie de propuestas para garantizar la protección de los menores. El eje central de sus actuaciones será la imposición de un código ético a los gigantes tecnológicos. A partir de ahora todas las compañías estarán obligadas por Ley a suprimir todos los contenidos que hagan referencia a la autolesión o el suicidio.

Una de las redes sociales más importantes para los jóvenes hoy es Instagram y ya se ha manifestado al respecto. Adam Mosseri, el CEO de la compañía, está preparando un plan para censurar todas aquellas imágenes y hashtags que tengan que ver con la autolesión. «No estamos donde deberíamos estar en la cuestión de la autolesión y el suicidio» declaró recientemente.

Si es necesario se puede acudir a un médico especialista si no quieres comentarlo con tu família. Pero recuerda que tus amigas siempre van a estar a tu lado para que les cuentes lo que necesites. ¿Y qué mejor que una noche de chicas para contar aquello que más te preocupa?