¿Conoces el sexo tántrico? Te lo contamos

Según las enseñanzas del Tantra, la verdadera vía para disfrutar plenamente de los placeres de la vida es aceptarse a uno mismo sin reservas y a los demás. Algo similar ocurre en el terreno del sexo. De lo que se trata es de hacernos conscientes de cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles. Además, para alcanzar el máximo placer que seamos capaces deberemos ser capaces de concentrar todos nuestros sentidos en el sexo.

Objetivo del sexo tántrico

El objetivo supremo del sexo tántrico es obtener una situación de armonía y equilibrio entre las personas que participan en el acto sexual.
A diferencia de lo que ocurre con el sexo tradicional, el objetivo que propone el sexo tántrico no está en la eyaculación, encontrar el punto G o alcanzar el orgasmo como tal.

La finalidad es activar tanto como seamos capaces nuestros cinco sentidos a través de prácticas placenteras como las caricias, los besos o incluso las miradas. Todo ello requiere deshacerse de tabúes y presiones psíquicas para conseguir que la energía sexual fluya libremente entre la pareja.

¿Cómo practicarlo?

Para practicar sexo tántrico es recomendable prestar atención a diferentes factores de influencia.

  • El contexto o entorno donde se lleve a cabo la práctica debe incitar a la relajación. Para ello puedes servirte de música relajante y controlar la temperatura de la estancia para que sea la más adecuada.
  • Utilizar sábanas limpias y consumir una bebida específica como el té también puede ayudar a crear ese entorno de calma y serenidad que el sexo tántrico requiere.
  • Se recomienda practicarlo de una forma muy gradual.

Esto se traduce como invertir todo el tiempo que sea posible y por supuesto hacerlo con entrega y complicidad. Comenzar con las miradas es una opción muy válida para continuar con el contacto físico. Iniciar unas caricias mutuas hará que la pasión y el deseo comiencen a despertar lentamente.

El ingrediente más importante del sexo tántrico es la calma y sobre todo aprovechar el encuentro para descubrir el placer en zonas del cuerpo antes inexploradas. Por ello es importante que no iniciemos el contacto de forma directa e inmediata con los genitales.

Objetivo común en la pareja

Para que el resultado sea totalmente satisfactorio es importante que las dos personas involucradas tengan un objetivo común: establecer una conexión real y sólida entre ambos. Para lograr esto se puede recurrir a la respiración.

Hacer una respiración sincronizada nos ayudará a generar un vínculo más cercano entre ambos cuerpos y entrar en un estado de relajación conjunto. Si este tipo de prácticas se dilatan en el tiempo la sensación de unión será superior. Es importante que la excitación sexual crezca de forma progresiva y que finalmente se logre alcanzar un orgasmo nuevo y totalmente diferente al que se experimenta a través del coito.

El orgasmo sin eyaculación

La eyaculación interior es un ejercicio muy popular dentro del sexo tántrico. Hace referencia al momento en el que se llega a alcanzar el orgasmo sin eyacular. Para lograr esto existe una gran cantidad de técnicas de entrenamiento como los ejercicios de Kegel.

Además para lograrlo es importante detener la masturbación antes de llegar al punto de no retorno. En ese momento se debe aguantar la respiración y apretar la musculatura situada en el músculo pubocoxígeo situado en la parte inferior de la pelvis.