dolor de ovarios

Sin menstruación no hay dolor

El dolor de ovarios está asociado a la menstruación. Pero no es el único causante. Puede que se padezca aún cuando no lo estamos esperando. Antes de empezar, es importante dejar claro que el dolor de ovarios como tal no existe. ¿Por qué? La explicación es sencilla, estos órganos no están conectados a nuestro sistema nervioso. Por lo tanto, no notamos que su “dolor”. El origen de este está en la parte inferior del abdomen.

Causas más frecuentes del dolor de ovarios

Ovulación.

Suele ocurrir entre 12 y 15 días antes del siguiente ciclo menstrual. Podemos sentir dolores similares a los del síndrome premenstrual.

Endometriosis.

Esta enfermedad puede causar problemas graves si no se detecta y trata a tiempo. Si se sufren intensos dolores de este tipo cada vez que estamos menstruando hay que consultar a nuestro ginecólogo de confianza para descartar o tratar este problema.

Quistes en los ovarios.

Estas bolsas con líquido pueden causar dolor si se rompen. Entre las consecuencias de una rotura se encuentran:

  • Fiebre
  • Sangrado intenso.

A diferencia de la segunda causa, si el dolor de ovarios se produce espontáneamente y causa mucho dolor, debemos visitar al ginecólogo. Sobretodo si tenemos alguno de los síntomas.

dolor de ovarios vista al médico

Torsión ovárica.

Esto no es muy frecuente, pero no por ello se debe de dejar pasar. Si ocurre se debe de tratar de manera inmediata y necesita en la mayoría de casos una intervención quirúrgica. Ocurre cuando el ovario se desplaza sobre su eje, lo que genera un gran malestar. Este malestar se manifiesta en fiebre, dolor de espalda, vómitos, diarrea y estreñimiento, generalmente. Estos síntomas están generados porque deja de circular la sangre por dicha zona. Por tanto, hay que intervenir de inmediato si se detecta, ya que si no se hace corremos el riesgo de perder el ovario.

Tumor benigno/maligno.

Esta es la causa más inusual, así que no te preocupes si sientes molestias, pero sí que debes concertar cita con tu ginecólogo. Los tumores benignos en los ovarios pueden traducirse en dolores en el abdomen e hinchazón. Al igual que los benignos, los malignos tampoco presentan síntomas cuando se empiezan a desarrollar. A los síntomas de los primeros, hay que añadir:

  • Pérdida de apetito.
  • Dolor en las relaciones sexuales.
  • Necesidad de orinar excesiva.

Cómo habéis podido leer, es de vital importancia visitar al ginecólogo con frecuencia para detectar anomalías en nuestro sistema reproductivo. Desde IVI Dona recomendamos tener una cita desde la primera regla y convertirlas en rutinarias después de la primera relación sexual. Es más, los expertos indican que se debe de hacer una citología y una ecografía transvaginal una vez cada dos años.

No obstante, queremos reiterar que si sentimos pinchazos, dolores o cualquier otra molestia relacionado con el dolor de ovarios hay que acudir a nuestro profesional médico de confianza. Ellos te dirán mejor que nadie que y que no hacer, así como el tratamiento a seguir para poner fin al problema. Solo cuando se descartan complicaciones de peso podemos intentar aliviar el dolor por nuestra cuenta.