Ser yo misma es una obligación

Es necesario que seamos nosotras mismas. Que nos mostremos al mundo tal y como somos. Sin trampa ni cartón. Sin caretas. Sin corazas. Sin armaduras.

Somos como somos y no podemos gustar a todo el mundo ¡y menos mal! Ser tú misma te hará más feliz a ti y a los demás. ¡Adiós inseguridad!

Mayor crecimiento personal

Ser tú misma te permitirá crecer y desarrollarte más y mejor. Aprenderás de tus propias vivencias y errores.

La inseguridad hace que, a veces, pretendamos ser alguien que no somos. Esto hará que siempre estemos luchando por caer bien y ser lo que lo demás creemos que esperan que seamos, lo que no nos permitirá centrarnos en cultivar nuestra propia personalidad.

Mejores relaciones personales

Aceptar a los demás será muy difícil si no nos aceptamos. El primer paso para conseguir mantener unas relaciones sanas y profundas con nuestro entorno es estar agusto con nosotras mismas, es decir, valorar nuestras virtudes y tolerar nuestros fallos, intentando mejorarlos. Aceptar que no podemos ser perfectas reducirá nuestra inseguridad.

Más calma

Estar constantemente preocupada por fingir ser alguien que no somos hace que vivamos en un estado de alerta constante. Nuestra cabeza sufre un bombardeo de preguntas y reproches de nuestro “yo” más crítico.

Todo esto provoca mucho estrés e inseguridad (con todas las graves consecuencias que trae consigo) y, además, hace que los demás sientan esta intranquilidad y artificialidad cuando están con nosotras.

Ganarás confianza

Mostrarnos tal y como somos hará que seamos menos inseguras. Estaremos más convencidas de todo lo que hacemos y fijaremos objetivos de una forma más clara, concisa y realista.

Cuando nos rechazamos y nos infravaloramos, consideramos que las ideas ajenas son mejores que las propias. Esto nos hace increíblemente manipulables. Estar conforme con nuestra forma de ser hará que seamos menos influenciables, aunque siempre es positivo escuchar y tener en cuenta las ideas de los demás, debemos ser capaces de valorarlas según nuestro propio criterio.

Serás un referente para los demás

Puede que te relaciones con otras personas que también se encuentran en una etapa de inseguridad. Ser tú misma hará que los demás reflexionen sobre su situación y les ayudará a entender que, lo mejor, es quitarse la máscara y sacar su propia personalidad.

Muchas veces, algunas mujeres tratando de huir de la inseguridad, huimos de nosotras mismos, agravando aún más la situación. Debemos tratar de ser sinceros y reales con nosotros mismos y con los demás. Sacarle el jugo a nuestra personalidad. ¡Cuanta más diversidad, más bonito es el mundo!