infecciones vaginales

Tipos de infecciones vaginales [Infografía]

Casi todas las mujeres sufren alguna vez en su vida las consecuencias de una infección vaginal y son conscientes de lo molesto y doloroso que puede llegar a ser. Entre los síntomas, destacan un flujo vaginal de un color distinto al habitual, más denso y con un olor diferente, ardor al orinar, dolor e inflamación en la zona que rodea a la vagina y molestias durante las relaciones sexuales.

Los principales causantes de vaginitis o vulvovaginitis son ciertos organismos vivos, como bacterias, hongos o virus, pero también agentes externos, como productos para la higiene íntima o espermicidas.

Estos son los tipos de infecciones vaginales más comunes:

Vaginitis infecciosa

  1. Infección por Chlamydia o Clamidiasis: Esta enfermedad está causada por la bacteria Chlamydia trachomatis (Clamidia) y en la mayoría de los casos, es asintomática, lo que dificulta su diagnóstico. Las señales más comunes son secreciones de tono más blanquecino con un olor distinto al habitual, sangrado y dolor. Es muy importante acudir al médico porque si se deja avanzar esta infección, puede dañar los órganos reproductivos de la mujer y causar infertilidad.
  2. Vaginosis bacteriana: En este caso, existen síntomas más evidentes, como un flujo débil y secreciones blancas o grisáceas con olor parecido al del pescado. También puede ir acompañada de picores en la zona externa de la vagina y escozor al orinar.
  3. Candidiasis vaginal: Su nombre se debe al hongo que la produce, el candida albicans, que está presente de forma natural en el organismo. El problema surge cuando se reproduce masivamente debido a cambios en la acidez de la vagina. La candidiasis es una de las infecciones vaginales más comunes e incómoda, pues los síntomas pueden derivar en una irritación tan molesta que resulta difícil de soportar. Estos incluyen hinchazón, además de picor o ardor en la zona de la vulva. El flujo vaginal adquiere un tono blanquecino amarillento y es más denso de lo habitual, tipo queso cottage.
  4. Vaginitis tricomoniasis: El síntoma más característico es una secreción de tono amarillento o verdoso con olor a moho, además de ardor y picores en la vagina. El tratamiento con antibióticos se debe aplicar a ambos miembros de la pareja para evitar que la infección reaparezca en el futuro.
¿Quieres donar óvulos?



 

Vaginitis no infecciosa

Es la inflamación de la vagina o de la vulva y la vagina (vulvovaginitis) que surge por el uso de espermicidas, desodorantes o duchas vaginales, por llevar ropa ajustada o por falta de higiene.

Todo ello provoca una reacción alérgica, que incluye dolor en la pelvis, picor y ardor, así como exceso de flujo. Este tipo de malestar puede afectar incluso a niñas en edad previa a la pubertad.

También se dan casos durante la menopausia debido al descenso de hormonas. Esta situación puede generar sequedad vaginal, causando dolor o ardor durante las relaciones sexuales. Para tratarla, se recetan lubricantes con estrógenos que curan la zona y ayudan a que el dolor disminuya.

Las mujeres que presentan alguno de estos síntomas deben visitar a su ginecólogo para que realice una exploración y diagnostique a tiempo el tipo de infección vaginal que está afectando a la paciente. De este modo, recetará el tratamiento más eficaz con una serie de recomendaciones higiénicas para evitar que la infección reaparezca.

 

Tipos de infecciones vaginales