frigidez

¿Eres una chica frígida? Estos son los síntomas que te ayudarán a saberlo

14 diciembre, 2020

La frigidez es una de las principales disfunciones sexuales femeninas que se caracteriza por la ausencia de todo tipo de placer en las relaciones sexuales. Si piensas que puedes estar sufriendo algo así, te descubrirnos todos los síntomas que te ayudarán a saberlo.

Aunque se trata de un tema algo incómodo para tratar en una consulta, si crees que padeces frigidez, es importante que lo comentes con tu médico, ya que la sexualidad es una parte fundamental de la vida y el bienestar de cualquier mujer.

Se calcula que alrededor de un 10% de las mujeres de todo el mundo padecen frigidez y no consiguen experimentar ningún tipo de placer en sus relaciones íntimas. Existen numerosas causas que pueden ser las responsables de este tipo de disfunción, aunque los expertos señalan, sobre todo, a hechos traumatizantes que se han experimentado durante la infancia, o también, a la falta de confianza en una misma.

La frigidez también puede aparecer ante cualquier malformación genital, por problemas de tipo hormonal, incluso, o cuando hay una patente ausencia de sentimientos por la pareja que se elige para tener relaciones sexuales.

Principales síntomas de frigidez en la mujer

Lo primero que hay que determinar es que la frigidez se suele clasificar en dos tipos: la frigidez total, en la que la mujer no tiene ningún tipo de deseo sexual y que viene marcada por la falta de excitación o también la ausencia de reacción cuando se estimulan los órganos sexuales.

Y por otro lado, los especialistas en salud distinguen también un segundo tipo de frigidez que es la frigidez parcial. En este caso, y pese a las dificultades, la mujer consigue excitarse durante las relaciones sexuales, pero después de esta excitación no consigue llegar al orgasmo. Hay que tener en cuenta que la frigidez de tipo parcial suele ser la más común en las mujeres.

El principal síntoma de la frigidez, sea de uno u otro tipo, es la ausencia de disfrute de placer (ni a nivel físico, ni psicológico) durante las relaciones sexuales. Sin embargo, no hay que confundir esto con el hecho de que el sexo resulte doloroso, pues este síntoma no va a asociado a la frigidez, sino a la dispareunia, otro tipo de disfunción sexual en las mujeres.

Otros síntomas directamente asociados a la frigidez femenina son: la falta de lubricación vaginal, la sensación de malestar general cuando se está en pareja, la ansiedad y los miedos asociados a no poder disfrutar con las relaciones sexuales, incluso, el aislamiento o el rechazo al contacto personal.

la frigidez

Algunas soluciones ante este problema

Como cualquier otro tipo de disfunción, la frigidez se puede tratar, eso sí, dependiendo del tipo de síntomas que vayan asociados a esta condición. Por ello, si la frigidez se asocia a un bloqueo de tipo psicológico, ésta se puede resolver mediante una terapia personal en la que la mujer pueda identificar las causas del problema y aprender a superarlas descubriendo su propio cuerpo.

Por el contrario, cuando la frigidez va directamente asociada a un problema físico que afecta directamente al disfrute sexual, se pueden buscar soluciones para disminuir su afectación y mejorar la vida sexual de la mujer, como por ejemplo, el uso de lubricantes durante las relaciones sexuales; este puede ser también una buena solución cuando la frigidez se debe a un problema físico, en este caso, cuando la mujer no es capaz de lubricar la zona vaginal por sí misma durante el sexo.

En cualquier caso, y aunque pueda resultar incómodo, es conveniente tratar este tipo de problemas con el especialista para dar con una solución cuanto antes y volver a disfrutar de una vida sexual plena.