cancer cervico uterino portada

Cómo evitar el cáncer cervico uterino

11 mayo, 2017

El cáncer cervico uterino se puede prevenir. Si bien no todos los tipos de cánceres pueden evitarse, los médicos están de acuerdo en que hay una serie de medidas que podemos adoptar para prevenirlos.

En el caso del cáncer de cuello uterino, la prevención sí es factible y está al alcance de nuestra mano, ya que, con un control ginecológico periódico y unas mínimas precauciones, es posible detectar con antelación lesiones sospechosas de cáncer o malignidad y aplicar cuanto antes los tratamientos que impiden que las células cancerosas terminen desarrollándose.

Para evitar el cáncer cervico uterino todas las mujeres de entre 21 y 65 años deben realizarse revisiones ginecológicas y hacerse las pruebas del Papanicoláu.

Diagnóstico para prevenir el cáncer cervico uterino

Las revisiones ginecológicas son siempre importantes para la mujer. Deben iniciarse desde el mismo momento en el cual se comiencen a mantener relaciones sexuales. Pero esto no significa que aquellas otras mujeres que no mantienen una vida sexual activa no deban pasar por una revisión, ya que hay enfermedades que pueden afectar a cualquier mujer y pueden evitarse con unos simples controles médicos. En la revisión anual que haga el ginecólogo, hay que solicitar la realización de pruebas complementarias que no siempre va a proponer el médico, pero que toda mujer debería comprobar y tiene derecho a que le realicen.

cancer cervico uterino chica

Una de estas pruebas complementarias es la prueba de Papanicoláu o citología cervico vaginal.

  • El Papanicoláu debe hacerse a partir de los 21 años y, si los resultados de esta prueba han sido normales durante toda su vida, la mujer puede dejar de realizársela una vez haya cumplido los 65 años y nunca antes, independientemente de que tenga una vida sexual activa.
  • En una citología se pueden detectar cambios en las células del cuello del útero que pongan en preaviso de que la mujer presenta riesgo de desarrollar cáncer. Si los resultados salen normales, la prueba se repetirá cada tres años.
  • Otra prueba diagnóstica importante es la del virus del papiloma humano (VPH). Este virus es causante de que las células sufran cambios que pueden derivar en la formación de tumores. Este examen es más relevante a partir de los 30 años.

Solamente pueden dejar de realizarse a revisiones las mujeres de más de 65 años que nunca hayan arrojado resultados positivos en las pruebas o aquellas a las cuales se ha extirpado el útero.

Hay que aclarar que ambas pruebas son válidas para detectar el riesgo de desarrollar cáncer de cuello de útero, pero no sirven para el diagnóstico de otras enfermedades, como el cáncer de ovario.

Otras medidas para prevenir el cáncer

Además de realizarse un examen periódico, los médicos recomiendan vacunarse contra el VPH. Pueden hacerlo tanto las niñas como los niños, desde los 9 y hasta los 26 años. Esta vacuna previene contra los virus del papiloma humano responsables del el cáncer cervico uterino en la vagina y la vulva. La vacuna ayuda a prevenir infecciones por los virus de mayor riesgo para cáncer cervico uterino, pero, aunque estén vacunadas, las mujeres deben pasar por la revisión y hacerse la citología.

El uso de anticonceptivos como el preservativo también es obligatorio para disminuir el riesgo de contraer el virus del papiloma humano, entre otras muchas enfermedades de transmisión sexual.

Se ha demostrado que, a mayor número de parejas sexuales, el riesgo de contraer la enfermedad aumenta.

Evitar el tabaco y consumir verduras, frutas y alimentos ricos en ácido fólico y flavonoides también ayudan a disminuir el peligro de sufrir cáncer cervico uterino.

Todas las mujeres deben tomar consciencia de que acudir a revisiones ginecológicas puede salvar vidas.

cancer cervico uterino pareja