dismenorrea -portada

Todo sobre la dismenorrea

¿Qué es la dismenorrea?

Según el Dr. Pellicer, en el libro Obstetricia y Ginecología, la dismenorrea es el dolor pélvico que aparece durante los días previos o coincidiendo con la menstruación.

Todas las mujeres sabemos que el período trae consigo algunas sensaciones que no son precisamente agradables. Lo mejor para saber cómo llevar esos días es conocernos a nosotras mismas. Por ello, te contamos 10 curiosidades sobre la menstruación. ¡Tenlas en cuenta y mímate!

¿Cuáles son los síntomas de la dismenorrea?

La dismenorrea se caracteriza por ser molesta y dolorosa. Puede presentar algunos de los siguientes síntomas (en algunos casos todos):

  1. A nivel físico: calambres en las piernas, dolor pélvico o abdominal intenso, dolor en la parte baja de la espalda (a la altura de los riñones), dolor de cabeza, náuseas, mareos, vómitos, sudoración excesiva, desmayos y fatiga. En algunos casos, pueden expulsarse durante la regla coágulos de sangre.
  2. A nivel anímico: ansiedad, irritabilidad o depresión.

Como podemos observar, la dismenorrea nos afecta tanto al cuerpo como a la mente, ¡tendremos que hacer algo para evitar que nos desestabilice!

¿Qué tipos de dismenorrea hay?

Podemos encontrar varias clases de dismenorrea:

  1. Primaria, presente en mujeres jóvenes, cuando comienzan los primeros periodos menstruales.
  2. Secundaria, que aparece en mujeres de mayor edad, normalmente relacionado con alguna patología del sistema reproductor.

En la siguiente tabla, obtenida del artículo Diagnosis and management of dysmenorrhoea, escrito por Michelle Proctor y Cynthia Farquhar y publicado en el  British Medical Journal el año 2006, podemos observar las características de cada una:

Diagnóstico diferencial de dismenorrea primaria y secundaria

D. Primaria

D. Secundaria

Se inicia poco tiempo después de la menarquia.

Puede empezar tiempo después de la menarquia (normalmente, a partir de los 25 años).

Leve dolor pélvico o abdominal asociado al comienzo de la  menstruación. Duración: 8-72h.

Las mujeres pueden notar alteraciones en el punto de inicio del dolor durante la menstruación o en la intensidad de este.

Posibilidad de dolor de muslos, espalda, cabeza, diarrea, náuseas y vómito.

Posibilidad de presencia de otros síntomas ginecológicos (menorragia, dispareunia).

Sin incidencias reseñables en el examen.

Anormalidad pélvica en el examen físico

¿Qué diferencias de intensidad presenta la dismenorrea?

Hemos visto que no hay un tipo único de dismenorrea. Además, puede variar también según la intensidad con la que se presente. Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, encontramos la siguiente clasificación:  

Leve: el dolor que acompaña la menstruación es de poca intensidad, aparece el primer día y no se acompaña de síntomas neurovegetativos, no suele precisar analgésicos y no interfiere con las actividades cotidianas.

Moderada: dolor más intenso, suele durar de 2-3 días, puede acompañarse de algún síntoma neurovegetativo, el estado general puede estar afectado, pero con los analgésicos puede realizar sus actividades cotidianas.

Severa: dolor muy intenso, acompañado de síntomas funcionales, los analgésicos suelen ser poco eficaces y se ven limitadas para realizar sus actividades cotidianas.

dismenorrea

¡Qué dolor! ¿Qué puedo hacer para tratar la dismenorrea?

  • Cuando el dolor deja de ser soportable, es posible mitigarlo de diversas formas. Por ejemplo, los medicamentos antiinflamatorios (no esteroideos) que no necesitan prescripción médica como el ibuprofeno o el naproxeno pueden ayudar a aliviar el dolor, sin embargo, es necesario tener en cuenta que tienen un efecto anticoagulante que podría prolongar el flujo menstrual.
  • Otra opción efectiva es el tratamiento hormonal (normalmente, basado en la toma de anticonceptivos), que regula la producción hormonal. En este caso, es necesaria prescripción facultativa. Y es que el visita al ginecólogo el te dará la solución más efectiva, ¡pide cita!
  • También podemos contribuir a la disminución del dolor de formas más sencillas y naturales, pequeños cambios que, generalmente, nos ayudan a sobrellevar la regla: realizando ejercicio de forma regular (casi todos los días de la semana), además, es genial para despejarse y relajar la mente), reduciendo el consumo de sustancias nocivas como alcohol, tabaco y cafeína, aplicando calor a la zona y tomando más líquidos (agua, zumos, fruta y verdura).
  • Consejo extra: mímate y cuídate. Cuando las hormonas están alteradas, es más complicado estar al 100%, así que esos días compréndete y no te exijas más de lo que puedes dar. Date algún capricho, come un poco de chocolate negro, desconecta el móvil, ponte alguna película/ serie divertida…en fin, trátate como tratarías a tu mejor amiga si tuviera un mal día 😉

Como hemos podido ver, la dismenorrea es un problema complicado, ¡pero no el fin del mundo! Existen diversos métodos que nos ayudarán a combatirla y a sentirnos mejor en esos días de revolución hormonal. Todo pasa por aumentar nuestro autoconocimiento, descubrir cuál es el que más nos funciona y combinarlo con una buena dosis de paciencia y algún que otro capricho para hacer la dismenorrea más fácil dismenorrea es el dolor pélvico que aparece durante los días previos o coincidiendo con la menstruación.