óvulos para infecciones

Óvulos para infecciones

¿Qué son los óvulos vaginales?

Los óvulos para infecciones o vaginales son preparaciones sólidas en forma ovalada que contienen medicamentos es un medicamento que tiene forma ovalada y se introduce a través de la vagina. Una vez introducida poco a poco se libera su sustancia activa.

¿Por qué se utilizan?

Los óvulos para infecciones son muy útiles en determinados casos. De hecho son la opción más eficaz para tratar los microorganismos  que generan problemas vaginales. Mediante este tratamiento es posible regular el flujo, normalizar el color y la apariencia de los fluidos vaginales así como eliminar todas las molestias y síntomas ocasionados por la la Candida.

Es un tipo de tratamiento disponible para manejar las infecciones vaginales por hongos y bacterias. Algunos óvulos vaginales pueden fortalecen el pH natural y resultan especialmente útiles para eliminar los efectos nocivos que generan los productos de higiene íntima.

Es importante mencionar que la vagina e una cavidad en la que coexisten diferentes tipos de microorganismos de forma natural y que tienen una función específica manteniendo el ambiente con pH ácido necesario para evitar la proliferación de bacterias patógenas.  En su mayoría estos microorganismos son bacterias del género de los lactobacilos.

¿Cómo se ponen?

Ponerte un óvulo es como ponerte un tampón muy sencillo. Eso si te aconsejamos que te relajes para que todo fluya con naturalidad.

  1. Lo más importante es tener una buena higiene, por eso en primer lugar debes lavarte las manos.
  2. Extrae el óvulo de su envoltorio. Algunos óvulos vaginales vienen con un aplicador, el cual es más sencillo de introducir en la vagina.
  3. Colócatelo igual que si te pusieras un tampón, sentada o con las piernas flexionadas.
  4. Introduce el óvulo en la vagina con suavidad. Si has utilizado el óvulo con aplicador, recuerda que tienes que presionar para que salga el óvulo vaginal del aplicador. Después retiralo.
  5. La sustancia activa del óvulo está formada por un aceite vegetal. Al este ponerse en contacto con tu zona íntima, puede formar una manchita blanca. Nada de lo que preocuparse, con ponerse un protege slip al ponerte el óvulo será suficiente.

Recuerda que si has llegado al punto de ponerte el óvulo vaginal siempre será porque tu ginecólogo te lo ha aconsegado que es la mejor opción para ti.

óvulos para infecciones chica feliz

¿Cuándo se deben utilizar los óvulos para infecciones?

  • Vaginosis bacteriana

Es un tipo común de infección bacteriana y se produce cuando determinadas bacterias colonizan de forma anormal la vagina. Normalmente suelen ser Gardnerella vaginalis, Mobiluncus, Mycoplasma o Bacteroides.

Sus síntomas más comunes son un olor desagradable y especialmente fuerte en el flujo vaginal así como picor o escozor al orinar.

  • Candidiasis

Su origen está en el hongo Candida Albicans y se encuentra en la mayoría de mujeres aunque se manifiesta sólo determinadas circunstancias.

Esta es una de las ETS más frecuentes y se puede producir cuando hay cambios significativos en los niveles de pH de la vagina, un desequilibrio en el nivel de acidez o una bajada de defensas. Sus principales síntomas son enrojecimiento de  los tejidos vaginales externos, hinchazón, irritación así como la presencia de un flujo vaginal blanco o amarillento.

  • Vaginitis por tricomona

Trichonomas vaginalis es un parásito de tipo protozoario que genera esta enfermedad de transmisión sexual que se produce cuando hay contacto genital directo.

Como ocurre con el resto de infecciones vaginales, la vaginitis por tricomona provoca molestias al orinar y puede generar una inflamación visible en la vulva. Además, puede afectar tanto al hombre como a la mujer.

Sus síntomas, no suelen manifestarse en los primeros estados de la infección pero requiere de tratamiento mediante óvulos vaginales, antibióticos para eliminar las secreciones verdosas y los picores.

Es importante mencionar que la vagina e una cavidad en la que coexisten diferentes tipos de microorganismos de forma natural y que tienen una función específica manteniendo el ambiente con pH ácido necesario para evitar la proliferación de bacterias patógenas. En su mayoría estos microorganismos son bacterias del género de los lactobacilos.