Píd¡ldora del día después

Todo sobre la píldora del día después

La píldora del día después es una alternativa anticonceptiva que evita que el embarazo llegue a producirse. Conocer su funcionamiento y sus verdaderas aplicaciones resulta fundamental para una vida sexual sana y segura.

¿Cuándo está indicada la píldora del día después?

Uno de los rasgos que tenemos que tener claros cuando hablamos de la píldora postcoital o píldora del día después es su uso. Este método anticonceptivo está diseñado específicamente para hacer frente a circunstancias de emergencia.

Esta píldora está creada para reducir las posibilidades de quedar embaraza cuando ha existido una relación sexual con penetración. Sin embargo su aplicación únicamente debe darse dentro de circunstancias muy específicas. Por ejemplo, cuando se produce un fallo con los métodos anticonceptivos habituales (por ejemplo la rotura del preservativo o la expulsión del DIU).

Bajo ningún concepto la píldora del día después deberá utilizarse como un método anticonceptivo recurrente o común y su uso deberá darse (si se da) de forma eventual.

¿Cómo evita el embarazo la píldora del día después?

Su funcionamiento aún no está claro del todo. Se sabe que actúa directamente sobre el proceso de ovulación, aplazándolo o incluso evitándolo. Además, parece ser que también tiene un efecto negativo sobre el movimiento de los espermatozoides y aún no se sabe con exactitud si dificulta la anidación a nivel endometrial.

¿Es abortiva la píldora del día después?

A diferencia de lo que ocurre con la píldora RU-486 (mifepristona) la píldora del día después no puede considerarse abortiva. Y es que ésta píldora actúa cuando aún no se ha producido la gestación y el embarazo como tal. Es por eso por lo que no puede evitar un embarazo si la implantación se ha producido.

Aún así, algunas corrientes afirman que la píldora del día después provoca cambios dentro del endometrio y evita la implantación del óvulo ya fecundado. Por eso, muchas personas creen que es abortiva, pero no existe ninguna prueba científica que pueda apoyar esta hipótesis.

¿Cómo se consume?

La toma de la píldora debe hacerse transcurrido el menor tiempo posible después de la relación sexual. Lo más recomendable es consumirla dentro de las 24 horas después del encuentro sexual.

A pesar de que su efecto se mantiene durante 72 horas después de haber practicado el coito, lo cierto es que su eficacia desciende a medida que transcurre el tiempo. Por ejemplo, si su consumo se hace dentro de las 24 horas siguientes, el embarazo se evita en un 95% de los casos.

Sin embargo si su consumo se da entre las 24 y 48 horas siguientes, desciende al 85%. Por último, cuando se consume cuando han transcurrido entre 48 y 72 horas, su eficacia se reduce hasta el 58%.

¿Qué pasa si supero el plazo de 48 horas?

Además también existe la píldora de los cinco días después y está compuesta por acetato de ulipristal. Este modulador actúa sobre los receptores de progesterona. Su efecto se alarga durante un mayor período de tiempo (hasta 120 horas después de la relación sexual).

A pesar de que trabaja del mismo modo que la píldora del día después, como un anovulatorio, hay autores que defienden que también es antiimplantatorio y por lo tanto es un método abortivo.

Actualmente se comercializa en cualquier farmacia y no requiere de receta médica. Su precio se sitúa en los 25 euros aproximadamente.