hinchazon pies embarazo

6 consejos para reducir la hinchazón de pies en el embarazo [Infografía]

El embarazo es una de las etapas más bonitas pero, también conlleva diferentes síntomas  físicos que son muy molestos. Uno de ellos, el cual es muy común, es la hinchazón de pies. Prácticamente, todas las mujeres pueden padecer este síntoma durante la gestación.

Es por ello, que os vamos a contar por qué se produce esta hinchazón y os vamos a desvelar también 6 consejos para combatirlo y así, ya seas o no madre soltera, ¡poder disfrutar más que nunca de esta increíble etapa!

¿Por qué se produce esta hinchazón?

También conocido como edema, es muy habitual sufrirlo en el último trimestre de la gestación y, sobre todo, en verano. En el caso de mujeres con embarazo múltiple o con líquido amniótico excesivo, este síntoma se produce antes.

La realidad, es que los pies hinchados en el embarazo, se originan a causa del aumento de producción de fluidos corporales y seguidamente de la retención de líquidos. También debemos tener en cuenta que, el aumento progresivo del útero provoca una presión sobre las venas de la pelvis y la vena cava. Todo esto provoca que, la circulación se vuelva más lenta.

Es justo al final del día, en las épocas de más calor o al pasar mucho tiempo de pie o sentada, cuando este síntoma empeora. Cabe destacar que tener los pies o tobillos hinchados tras el parto, es también normal ya que el cuerpo va eliminando poco a poco el exceso de líquidos que posee el cuerpo.

¿Cómo puedo prevenirlo y reducirlo?

A continuación os vamos a dar una serie de consejos para poder tanto reducirlo o incluso prevenirlo y poder deshaceros de estos molestos síntomas tan comunes:

  1. Controlar la dieta. Todo lo que coméis y bebéis durante el embarazo, afecta de forma directa al cuerpo. Por ejemplo, ingerir una cantidad excesiva de sal, fomenta la retención de líquidos, lo que provoca la hinchazón en los pies y tobillos. Además se aconseja siempre beber dos litros de agua al día para hidratarse y expulsar las toxinas del cuerpo.
  2. Caminar, natación, etc. Practicar ejercicio suave, es muy beneficioso para evitar el hinchazón. Además, cambiar cada cierto tiempo de postura o tanto estar de pie como sentada variando continuamente, mejorará nuestra circulación.
  3. Cuidar los pies. Realizar simples ejercicios o movimientos, mejora la circulación y reduce esta hinchazón.

Entre ellos destacamos:

  • Flexionar los pies hacia arriba para estirar los músculos
  • Mover los dedos del pie y rotar los tobillos, es muy bueno para eliminar la retención de líquidos.
  • Una forma de mejorar la circulación y reducir la pesadez y la hinchazón, es darse baños y masajes con agua fría o caliente.
  1. Los pies en alto. Uno de los consejos más frecuentes siempre es poner los pies en alto mientras se esté sentada o tumbada, y aún más en el embarazo. Los pies siempre se deben situar por encima de la cadera para así disminuir la hinchazón.
  2. Escoger las posturas más seguras. Para conseguir una mejor circulación, hay que evitar posturas que la dificulten como bien el cruce se piernas o pies.
  3. Ropa y calzado cómodo. Se debe llevar siempre ropa ancha y suelta que no presione ninguna parte del cuerpo para así, poder moverse mejor y de forma más activa. Además, también se puede optar, por empleo, por medias de comprensión graduada durante el día para facilitar el reflujo venoso y crear así menor pesadez. Hay que destacar que, estas medias también ayudan a mantener la temperatura corporal y previenen la aparición de varices. Finalmente, evitar tacones o llevar zapatos que no presionen mucho el pie son algunas de las cosas que mejor van a sentar a vuestro cuerpo durante el embarazo.

Siguiendo esta serie de consejos, os podéis olvidar de sufrir por estos molestos síntomas durante esta etapa tan increíble y, ¡así poder disfrutar al máximo de ella!

 

 hinchazon pies embarazo infografia